1 logo cabecera
CONTACTO | LINKS | SEGUINOS: facebook twitter google+ youtube
paises
HOME | LIBRERÍA VIRTUAL | NUESTRAS LIBRERÍAS | EVENTOS Y EXPOSICIONES | QUIÉNES SOMOS | PARA REZAR
 
 
 
Para rezar...
 
  Oraciones - Devocionario
 
  Canciones
   
  Videos
   
 
volver
 
 

Oraciones - Devocionario

Oración a la Santísima Trinidad

¡Trinidad divina!, Padre, Hijo y Espíritu Santo, presente y operante en la Iglesia y en la intimidad de mi ser, te adoro, te amo y te doy gracias. Y por intercesión de María Santísima, mi Madre, te ofrezco, te dono y te consagro todo mi ser en esta vida y para la eternidad.

A ti, Padre celestial, me ofrezco, me dono y me consagro como hijo tuyo.
A ti, Jesús Maestro, me ofrezco, me dono y me consagro como hermano y discípulo tuyo.
A ti, Espíritu Santo, me ofrezco, me dono y me consagro como "templo vivo" para ser consagrado y santificado.

María, Madre de la Iglesia y Madre mía, tú que estas con la Trinidad divina, enséñame a vivir por medio de la liturgia y de los sacramentos, en unión cada vez más íntima con las tres divinas Personas, a fin de que toda mi vida sea siempre un "gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo". Amén.

 

Invocaciones a Jesús maestro

Jesús Maestro, santifica mi mente y aumenta mi fe.
Jesús docente en la Iglesia, atrae a todos a tu escuela.
Jesús Maestro, líbrame del error, de los vanos pensamientos y de las tinieblas eternas.
Jesús, Camino entre el Padre y nosotros, todo lo ofrezco y todo lo espero de ti.
Jesús, Camino de santidad,  hazme tu fiel imitador.
Jesús Camino, hazme perfecto como el Padre que está en los cielos.
Jesús Vida, vive en mí, para que yo viva en ti.
Jesús Vida, no permitas que yo me separe de ti.
Jesús  Vida, haz que yo viva eternamente el gozo de tu amor.
Jesús Verdad, que yo sea luz del mundo.
Jesús  Camino, que yo sea ejemplo y modelo para los hombres.
Jesús Vida,  que mi presencia lleve a  todos partes gracia y consuelo.

 

Oración al Espíritu Santo

¡Espíritu Santo! Amor eterno del Padre y del Hijo, te adoro, te doy gracias, te amo y te pido perdón por todas las veces que te he contristado en mí y en mi prójimo.

Desciende con abundancia de gracias en las sagradas ordenaciones de los obispos y sacerdotes; en las consagraciones de los religiosos y religiosas; en las confirmaciones de todos los fieles: sé luz, santidad y celo.

A ti, Santo Espíritu de verdad, consagro mi mente, mi fantasía, mi memoria; ilumíname. Haz que conozca a Jesucristo, nuestro Maestro, y comprenda su Evangelio y la doctrina de la santa Iglesia. Aumenta en mí el don de sabiduría, de ciencia, de inteligencia y de consejo.

A ti, Espíritu santificador, consagro mi voluntad: guíame para hacer lo que te agrada; dame fuerza para cumplir con los mandamientos y con mis deberes. Concédeme el don de fortaleza y el santo temor de Dios.

A ti, Espíritu vivificador, consagro mi corazón: protege y aumenta en mí la gracia divina. Concédeme el don de la piedad. Amén.

 

Oración a María Reina de los Apóstoles

Te doy gracias, Jesús misericordioso, por habernos dado a María como Madre y te doy gracias a ti, María, por haber dado a la humanidad al Maestro divino, Camino Verdad y Vida, y habernos aceptado a todos, en el Calvario, como hijos tuyos.

Tu misión está unida a la de Jesús, que "vino a buscar a  quien estaba perdido."
Por eso yo, agobiado por mis pecados, mis ofensas y mis negligencias, acudo a ti, Madre, como esperanza suprema.
Vuelve a  mí tus ojos misericordiosos; tus cuidados maternales sean para este hijo tuyo.

Todo lo espero de ti: perdón, conversión, santidad. 

Realiza un gran milagro, cambiando un gran pecador en apóstol. Será un motivo de gloria  para ti, que eres Madre de Dios y Madre mía.
Todo lo espero de tu corazón, Madre, Maestra y Reina de los apóstoles. Amén.

 

Oración a san Pablo Apóstol

Apóstol san Pablo, que con tu doctrina y caridad has evangelizado al mundo entero, mira con bondad a tus discípulos.

Todo lo esperamos de tu intercesión  ante el Maestro Divino y ante María Reina de los apóstoles.

Haz, doctor de los gentiles, que vivamos de fe, nos salvemos  por la esperanza y reine en nosotros la caridad.

Concédenos, instrumento elegido, una  dócil correspondencia a la gracia divina a fin de que no quede infructuosa en nosotros.

Haz que cada vez más te conozcamos, amemos e imitemos; que seamos miembros activos de la Iglesia, cuerpo místico de Jesucristo.

Suscita muchos y santos apóstoles que aviven el cálido soplo de la verdadera caridad, extendiéndolo por todo el mundo.

Haz que todos conozcan y glorifiquen a Dios Padre y a Jesús  Maestro Divino, Camino, Verdad y Vida.

Tú sabes, Jesús,  que nuestra  confianza no se apoya en nuestras fuerzas.

Concédenos, por tu misericordia, ser defendidos contra toda adversidad, por la poderosa intercesión de san Pablo, nuestro maestro y padre.

Amén.

 

Invocaciones al Espíritu Santo

Espíritu Santo,
por intercesión de la Reina de Pentecostés,
sana mi mente de la superficialidad, de la ignorancia, el olvido, la dureza,
el prejuicio, el error y la perversión,
y engendra  en todo mi ser
la Sabiduría, Jesucristo-verdad.

Sana mi coraz6n de la indiferencia,
la desconfianza, las malas inclinaciones,
pasiones, sentimientos y apegos, y engendra en mí los gustos,
sentimientos e inclinaciones de Jesús-vida.

Sana mi voluntad de la pereza, la ligereza,
la inconstancia, la desidia, la obstinación
y los malos hábitos,
y engendra  en mí a Jesucristo-camino,
el amor nuevo a todo lo que ama Jesucristo
y a Jesucristo mismo.

Eleva mi mente con el don de la inteligencia, mi saber con el don de la sabiduría,
el conocimiento con la ciencia, la prudencia con el consejo,
la justicia con la piedad,
la fortaleza  con el don de la fuerza  espiritual,
y la templanza con el temor  de Dios.

 

Consagración de sí mismo a María

Recíbeme, Madre, Maestra y Reina María,
entre los que amas, nutres santificas y guías
en la escuela de Jesucristo, divino Maestro.

En la mente de Dios tú ves a los hijos que Él llama
y para ellos tienes oración, gracia,  luz y auxilios especiales.

Mi Maestro, Jesucristo, se entregó  totalmente a ti,
desde la Encarnación hasta la Ascensión,
y esto es  para mí enseñanza, ejemplo y don inefable,
por lo que también yo me pongo plenamente en tus manos.

Obtenme la gracia de conocer, imitar y amar
cada vez más al Divino Maestro, Camino, Verdad y Vida;
preséntame tú  a Jesús; soy un pecador indigno
que para ser admitido a su escuela
no tiene más títulos que tu recomendación.

Ilumina mi mente, fortifica mi voluntad,
santifica  mi corazón durante este año de trabajo espiritual,  
para que pueda aprovechar tanta misericordia,
y al fin pueda exclamar: "No soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí".

 

Oración por el apostolado de la comunicación social

Padre santo, que para comunicar a los hombres tu amor, mandaste a la tierra a tu único Hijo, Jesucristo, y lo constituiste Maestro, Camino, Verdad y Vida de la humanidad, haz que los instrumentos de la comunicación social: prensa, cine, radio, televisión, discos, videos, internet y todos los medios audiovisuales, sean siempre empleados para tu gloria y para el bien de las personas.

Suscita vocaciones para este multiforme apostolado e inspira a todas las personas de buena voluntad para a que contribuyan  con la oración, la acción y con la ayuda económica para que la Iglesia, con estos medios, pueda predicar el Evangelio a todos los pueblos. Amén.

 

Oración por las vocaciones

Jesús, Maestro Divino,  tú dijiste: "La mies es mucha, pero los obreros  pocos".  Con amor recibimos tu invitación y le decimos a nuestro Padre celestial: "Señor, dueño de la mies, envía obreros  a tu mies."

Espíritu Santo, suscita un amplio movimiento vocacional: “Todos los fieles para todas las vocaciones”. Que aumente el número de personas que se entreguen al anuncio del Evangelio con la Palabra, la oración, el testimonio y las obras.

Que los cristianos seamos sal de la tierra, luz del mundo, ciudad puesta en alto, para la  salvación de la humanidad redimida con tu sangre.
Danos tu gracia para poder cantar: “Gloria a Dios y paz en la tierra a los hombres que ama el Señor".

María, "la elegida de Dios", Madre y protectora de las  vocaciones, ruega por nosotros y por  todos los llamados. Amén.

 

Oración para obtener la salud

Espíritu Santo, creador y renovador de todas las cosas, vida de mi vida.
Te adoro, te doy gracias y te amo en unión con María Santísima.

Tú que eres dador de vida y vivificas todo el universo, consérvame la salud;
líbrame  de las enfermedades que la  amenazan y de todos los  males que la acosan.

Con la ayuda de tu gracia, me comprometo a  usar siempre  mis  fuerzas para mayor  gloria tuya,
para mi proprio bien y para el servicio a los hermanos.

Te ruego también que ilumines con tus dones de ciencia y de inteligencia 
a los médicos y a todos los que se dedican al cuidado de los enfermos,
para que descubran las verdaderas causas de las enfermedades que amenazan la vida,
y apliquen los remedios más eficaces para defenderla  y sanarla.


Virgen Santísima, Madre de la vida y  salud de los enfermos, a ti confío mi humilde oración.  
Dígnate, Madre de Dios y  Madre nuestra,  acompañarla con tu poderosa intercesión. Amén.
 
 
volver - subir
 
 
PAULINAS - Home LIBRERÍA VIRTUAL NUESTRAS LIBRERÍAS INSTITUCIONAL SERVICIOS
         

Larrea 44/50 (C1030AAB)
Buenos Aires, Argentina.
Telefax: (011) 4952-5924

 
datafiscal afip
Novedades
Libros
e-books
CDs
DVDs
Argentina
Paraguay
Uruguay
Quienes somos
Espiritualidad
Misión
Fundadores
Familia Paulina
Paulinas en el mundo
Evangelio del día
Lectio Divina
Santoral
Recursos
Vocacional
Revista Familia Cristiana
 
PAULINAS ARGENTINA - URUGUAY - PARAGUAY - Para consultas al sitio web, escríbanos a: paulinasred@paulinas.org.ar
Este sitio web ha sido optimizado para su uso en ordenadores personales.